ALBERGUES Y CAMPAMENTOS

Condiciones y equipamiento en los campamentos independientes

“En el campamento, pues para ayudar a la gente o para cuidar las cosas, se empezó a hacer una carpa –que es la que está actualmente– entonces ahí, pues al principio sí, como que, pues no es fácil quedarte en una casa de campaña, pero pues yo inmediatamente la pedí y sí nos quedamos en un sleeping y en una casita de campaña. Cuánto tiempo fue, después de esto, ya ni me acuerdo.”
-Testimonio de hombre damnificado

Los campamentos son espacios que los habitantes de la Ciudad de México observábamos al transitar por diversos puntos de la ciudad. Durante los primeros meses después del sismo, era frecuente observar las lonas o carpas tendidas a lo largo de un carril o en la banqueta. Estos campamentos formaron parte de un paisaje urbano que nos recordaba que los daños causados por el sismo no habían sido reparados y que había personas sin hogar a la espera del cumplimiento del derecho a la reconstrucción de su vivienda. Tal como señala una pinta colocada sobre un muro de madera en la Colonia Roma, “Mientras hay damnificados, hay emergencia”. Tener que montar un campamento ciudadano de manera inmediata y sostenerlo a lo largo de los meses, bajo condiciones sumamente adversas, requiere un esfuerzo colectivo significativo, incluyendo el apoyo solidario entre redes de desconocidos. Los datos que presentamos en este apartado nos permiten dar cuenta de las necesidades básicas –camas, servicios, alimentos, atención médica etc.– que requieren estos espacios ciudadanos e identificar aquellos que no fueron suplidos adecuadamente.

En la delegación Benito Juárez, voluntarios de la sociedad civil montaron un centro de acopio que al poco tiempo se convertiría en una cocina independiente que abastecería alimentos calientes para alrededor de diez campamentos independientes con un promedio de 200 damnificados, que recibían dos comidas diarias durante los seis meses posteriores al sismo. Los insumos diarios –donados por redes solidarias, el sector privado, familiares y amigos– que se requerían para preparar los alimentos nos permiten tener una idea de lo que se necesita solo para cubrir este aspecto básico de las viviendas de emergencia: diez kilos de huevo, cinco kilos de puré de tomate, seis kilos de jitomate, seis kilos de cebolla, siete kilos de tortilla, tres kilos de papa, cuatro kilos de naranja, dos kilos de Knor, medio kilo de chiles serranos, 100 piezas de pan blanco. Al mismo tiempo, la cocina solidaria pagó mensualmente: cuatro tanques de gas, por un total de $1500 pesos mensuales además de otros $1,000 de gastos en otros servicios. Describe Rodrigo:

Además de los espacios para preparar y consumir alimentos, las personas que habían perdido sus casas y no tenían certeza sobre el estado del inmueble necesitaban acondicionar un área segura para dormir por las noches a la intemperie. Ello requería contar con colchonetas, cobijas o bolsas de dormir para abrigarse del frío, tiendas de campaña para tener algo de privacidad, y que éstas se encuentren bajo carpas o lonas que puedan proteger a las personas y sus pertenencias de la lluvia y el viento. A su vez, se requieren condiciones básicas de higiene personal, particularmente baños con sanitarios y regaderas. Todo ello requiere acceso a servicios públicos como agua, electricidad, gas y drenaje. La infraestructura básica que satisface necesidades materiales va de la mano con servicios para cuidar el estado de salud física y psicológica de personas que han pasado por un evento dramático, que vulnera estados emocionales y tiende a agudizar problemas de salud.

Para poder registrar hasta qué punto los campamentos contaban con las condiciones necesarias que requerían las personas afectadas, los formularios que llenaron las brigadas se enfocaron en registrar el acceso a los servicios públicos, alimentos, equipamiento de alojamiento; higiene personal y atención médica y psicológica y de esparcimiento.

Provisión de servicios públicos y equipamiento en los campamentos

Nuestros datos muestran que hubo serias carencias en los campamentos para acceder a insumos básicos, a pesar de que el Estado tiene la obligación de garantizar servicios básicos tanto a albergues oficiales como campamentos ciudadanos. Solo el 29% de los campamentos tenía una provisión garantizada y gratuita de servicios públicos básicos, el 4% tenía una provisión garantizada pero no gratuita y el 67% de los albergues y campamentos no tenían una provisión garantizada (Cuadro 2.7).

Cuadro 2.7 Provisión de servicios públicos en los albergues y campamentos*
Provisión Porcentaje Porcentaje válido
Provisión garantizada y gratuita 27% 29%
Provisión garantizada pero no gratuita 4% 4%
Provisión no garantizada (o provisión ocasional) 62% 67%
Total 100%
* Servicios públicos incluye agua, electricidad y drenaje.

En cuanto al equipamiento de alojamiento, 79% no tenía ninguna cama y 26% carecían de tiendas de campaña y solo el 61% de los sitios documentados contaba con lonas (Cuadro 2.8). Comparando este tipo de equipamiento con la población que habitaba los albergues y campamentos, se aprecia que, en la mayoría de los casos, la cantidad de equipamiento disponible no resultaba suficiente, toda vez que había más personas en el campamento que camas o colchonetas (Cuadro 2.9).

Además, llaman la atención otras dos situaciones. Por un lado, un campamento pequeño que carecía de cualquier equipamiento de alojamiento. Por el otro, los alarmantes casos de campamentos grandes (mayores a 100 personas), con una escasa cantidad de camas o colchonetas, por ejemplo, uno donde 180 personas tenían que compartir 10 colchonetas.

Cuadro 2.8 Equipamiento de alojamiento en albergues y campamentos
Equipamiento Camas Colchonetas Casas de campaña Lonas
Ninguna 79% 30% 26% 39%
1 a 10 11% 40% 53% 61%
11 y más 11% 30% 21% 0%
Total 100% 100% 100% 100%
Cuadro 2.9 Equipamiento de alojamiento según la población actual en el albergue o campamento*
Cantidad de equipamiento Población actual
Hasta 10 11 a 50 51 a 100 101 o más Total
Camas
Ninguna 1 5 2 3 11
1 a 10 1 1 2
11 o más 2 2
Total 1 8 3 3 15
Colchonetas
Ninguna 1 1 2 4
1 a 10 4 1 1 6
11 o más 3 3 6
Total 1 8 4 3 16
Lonas
Ninguna 1 1 3 5
1 a 5 4 2 6
6 o más 2 1 3
Total 1 6 4 3 14
* Se contabilizaron únicamente los sitios con información.

En cuanto a los servicios de alimentación, el 41% del total carecía de espacios para proveerlos (Cuadro 2.10).

Cuadro 2.10 Espacio para la preparación de alimentos en los albergues y campamentos
Espacio Porcentaje Porcentaje válido
No 35% 41%
Sí. Habitual 50% 59%
No respuesta 15%
Total 100%

Respecto al equipamiento para la higiene personal, los testimonios dan cuenta de las pocas condiciones de higiene en los sanitarios. En algunos casos, estos habían sido colocados por la delegación, en otros, fue gracias a los esfuerzos de las redes ciudadanas que recaudaron fondos para rentar sanitarios temporales. En muchos casos, los baños no se limpiaban con suficiente frecuencia, lo que generaba preocupaciones sobre las posibles enfermedades o problemas de salud que pudieran surgir; sobre todo para menores de edad.

Al respecto, un damnificado entrevistado comentó que “no era muy sano que estuvieran ahí los niños [en el campamento], más que nada por el baño, ese es el problema más grande que yo le veo, la verdad. Cuando yo me he quedado, ¡ay no! sí es muy problemático porque … sí hay baños, están en frente, pero la verdad si se toca que los hayan cambiado en el día pues bueno es un baño, pero si no, ¡ay! ... el acuerdo había sido que [se iban a limpiar] diario, pero no se hace”.

Por su parte, 89% de los campamentos independientes no contaban con regaderas y el 94% carecían de un calentador de agua, lo que implicaba que se tenían que bañar con cubetas de agua fría (Cuadro 2.11).

Cuadro 2.11 Equipamiento de higiene personal en los albergues y campamentos
Albergues y campamentos Regaderas Calentador de agua
Ninguna 89% 94%
1 a 5 11% 6%
Total 100% 100%

Finalmente, se registraron necesidades de acopio entre las y los damnificados. En 40% de los casos se presentó alguna combinación de necesidades de alimentación, abrigo, habitabilidad, sanitarias y médicas (Cuadro 2.12).

Cuadro 2.12 Necesidades de acopio en los albergues y campamentos
Necesidades Porcentaje Porcentaje válido
Ninguna 15% 27%
Alimentación 4% 7%
Abrigo 8% 13%
Habitabilidad (tiendas de campaña) 8% 13%
Varias (incluye combinación de alimentación, abrigo, habitabilidad, sanitarias y medicinas) 23% 40%
No respuesta 42%
Total 100%

Acceso a servicios médicos y psicológicos

“Me quedé [en una casa de campaña en el campamento] y es algo curioso porque esa noche sí pude dormir muy bien, a pesar de que estaba yo a la intemperie, porque a mí me quedó el miedo de que se me caiga algún escombro […] La verdad yo donde quiera que voy ando viendo grietas y me da miedo. Por ejemplo, la casa de mi hermano casi casi lo obligué a que fuera un arquitecto a que la revisara porque no se vaya a caer esta cosa también y yo ya no sé qué hago, y bueno, esa noche [en el campamento] bien tranquis porque finalmente ahí no hay nada que se te caiga.”
- Testimonio de una mujer damnificada

Este testimonio es un recordatorio potente de que las personas afectadas por el sismo no solo necesitaban acceso a infraestructura material básica, sino que también necesitaban acceso a servicios que les permitieran enfrentar las crisis psicológicas y de salud que son comunes después de un evento traumático. No solo tenían que enfrentar los temores y miedos que un terremoto nos provoca a todos los que vivimos el evento, sino las angustias, el estrés y las presiones generadas cuando uno de manera inesperada se encuentra viviendo fuera de su hogar, con la profunda incertidumbre que implica no saber cuándo ni cómo va a poder reconstruir su vivienda. Son circunstancias que se prestan para agudizar situaciones preexistentes de salud e incluso pueden llegar a provocar nuevas enfermedades.

Para tener un ejemplo del tipo de situaciones de salud que requerían atención especial en los campamentos independientes, el equipo de voluntarios del centro de acopio responsable de preparar alimentos para personas damnificadas en la delegación Benito Juárez registró por lo menos 40 individuos con diabetes y 22 con hipertensión. En seis campamentos había alguna persona con discapacidad que requería atención específica de salud. Nuestros datos muestran, además, que en diez campamentos había algún tipo de afectación post-sismo y en ocho campamentos se registraron casos clasificados como estrés postraumático.

A pesar de ello, como lo muestra la siguiente tabla, el 94% de los campamentos ciudadanos que visitamos no contaba siquiera con servicio de enfermería, en 80% no había servicios médicos, y el 76% carecía de cualquier tipo de atención psicológica (Cuadro 2.13). La situación en los albergues oficiales solo era mejor en cuanto a los servicios médicos. Sin embargo, llama la atención que en uno de ellos no hubiera atención psicológica y que en el otro esta se suspendiera después de un tiempo.

Cuadro 2.13 Equipamiento y servicios de atención profesional en los albergues y campamentos*
Tipo de servicio / Presencia de equipamiento Tipo de sitio
Albergue oficial Campamento ciudadano Sin información Total
Espacio de enfermería
No 50% 94% 100% 90%
Sí. Habitual 50% 6% 0% 10%
Total 100% 100% 100% 100%
Personal especializado en servicios médicos
No 0% 80% 50% 68%
Sí, eventuales 100% 13% 50% 26%
Sí hubo, pero se suspendió 0% 7% 0% 5%
Total 100% 100% 100% 100%
Atención psicológica
No 50% 76% 50% 70%
Sí. Habitual 0% 6% 50% 13%
Sí hubo, pero se suspendió 50% 18% 0% 17%
Total 100% 100% 100% 100%
* Se contabilizaron únicamente los sitios con información.

Servicios de atención profesional y espacios de esparcimiento

Además de las necesidades de atención médica y psicológica, las personas viviendo en los campamentos requerían asesoría jurídica, apoyo para el cuidado de niños, y acceso a espacios y actividades que les permitieran socializar e involucrarse en otras actividades—aspectos relevantes para cualquier persona, pero especialmente importantes para enfrentar las situaciones de angustia y estrés a las que estaban expuestos los afectados.

Al preguntar sobre la existencia de estos espacios y actividades, las brigadas identificaron que el 82% de los campamentos ciudadanos carecían de espacios de esparcimiento (cuestión ausente en los albergues oficiales) y de espacios infantiles, y el 41% de actividades de entretenimiento (Cuadro 2.14). En algunos de los albergues, como el mixto de la delegación Coyoacán, las actividades de entretenimiento eran organizadas por voluntarios y no por las autoridades; sin embargo, se relata que estas se suspendieron posteriormente.

Cuadro 2.13 Equipamiento y servicios de atención profesional en los albergues y campamentos*
Tipo de servicio / Presencia de equipamiento Tipo de sitio
Albergue oficial Campamento ciudadano Sin información Total
Espacio infantil
No 50% 82% 50% 76%
Sí. Habitual 50% 18% 50% 24%
Total 100% 100% 100% 100%
Espacio de esparcimiento
No 100% 82% 100% 85%
Sí. Habitual 0% 18% 0% 15%
Total 100% 100% 100% 100%
Actividades de entretenimiento
No 50% 41% 100% 48%
Sí. Habitual 0% 53% 0% 43%
Sí hubo, pero se suspendió 50% 6% 0% 10%
Total 100% 100% 100% 100%
* Se contabilizaron únicamente los sitios con información.

Abastecimiento

A pesar de que el Estado tiene la obligación de garantizar los derechos de las personas, en especial de las que se encuentran en situación de vulnerabilidad, el abastecimiento de los campamentos fue resultado principalmente de los esfuerzos propios de las personas afectadas, sus vecinos y sociedad civil. De los albergues y campamentos en los que se llevó a cabo la documentación, en el 86.9% de los casos la fuente primaria de insumos provenía de la sociedad civil (la suma de ingresos propios, ayuda de vecinos, amigos, familiares y redes de acopio), mientras solo en 13% de los casos provenía del gobierno de la CDMX o de otro actor público (Cuadro 2.15). En cuanto la fuente secundaria de insumos, el 57% de los casos registrados provenían de la sociedad civil (50% de redes de acopio y el 7% de vecinos, amigos o familiares) (Cuadro 2.16).

Cuadro 2.15 Fuente de insumos 1 en los albergues y campamentos
Fuente Porcentaje Porcentaje válido
Gobierno CDMX 7.7% 8.7%
Otro actor público 3.8% 4.3%
Ingresos propios 50.0% 56.5%
Ayuda de vecinos, amigos o familiares 11.5% 13.0%
Centros de acopio o donaciones 15.4% 17.4%
No respuesta 11.5%
Total 100.0%
Cuadro 2.16 Fuente de insumos 2 en los albergues y campamentos
Fuente Porcentaje
Delegación 43%
Ayuda de vecinos, amigos o familiares 7%
Centros de acopio o donaciones 50%
Total 100%

Si bien la sociedad civil se movilizó de una forma extraordinaria para garantizar las necesidades básicas de las y los afectados, las carencias que en todo caso se vivieron son responsabilidad de la ausencia y de la actuación insuficiente de las autoridades en el momento de la emergencia. Esto que puso en peligro derechos de las personas afectadas, tales como la alimentación, la salud, la vivienda digna, el agua y saneamiento, entre otros.