TESTIMONIOS


Experiencias adquiridas de la brigada de San Gregorio Atlapulco, Xochimilco

María Asunción Avendaño García
Ana Belén Vilchis González
Eduardo Vásquez Zecua
Irvin Ulises Herrera Cruz
Janet Hidalgo Rico
Johana Pérez Anaya
Joshua André Ríos Maya
Karen Rivero López
Luz Angélica Méndez Estrada

Colegio de Geografía, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

El trabajo de campo en el que colaboramos con el equipo de la Mtra. María Asunción Avendaño fue realizado en tres salidas diferentes. En un primer momento, el trabajo previo a la visita a San Gregorio Atlapulco fue organizado y ensayado para aplicar la encuesta sobre albergues y campamentos. Sin embargo, al llegar al lugar nos encontramos con que ya no había campamentos (nunca hubo albergues oficiales). Esto nos exigió adaptar la labor que teníamos que realizar.

Tanto el trabajo previo a la visita a campo como la adaptación y rearticulación del trabajo proyectaron una experiencia de gran aprendizaje, no solo como geógrafos, sino como profesionistas. Debemos ser capaces de vislumbrar los elementos presentes en nuestra realidad para comprender los procesos de los cuales son resultado y enfrentar los retos que puedan presentarse al obtener la información.

Es así que, para lograr el propósito del proyecto, fue indispensable un nuevo reconocimiento de la situación del lugar. Para alcanzar este nuevo objetivo fue importante la experiencia como geógrafos en el trabajo en campo. Además, al situarnos en este momento tan particular de la historia del país, aprendes que se debe ser sensible y comprensiva ante tales circunstancias y que, a pesar de lo impactante de la situación, debemos ser claras con los alcances que nuestro trabajo tiene, así como tener siempre presente que sí se puede tener un impacto positivo con las personas con las cuales tuvimos la oportunidad de platicar.

Como geógrafos, el realizar este trabajo nos permitió no solo observar las formas de actuación de la sociedad ante un fenómeno natural, y con ello las diversas fases del desastre, sino también pudimos incorporar una dimensión que hasta entonces no había tomado en consideración: los derechos humanos.

Los derechos humanos, a pesar de su larga data y de todas las luchas colectivas que los han forjado, aún no nos quedan claros y, lo más grave, no se sabe a ciencia cierta cómo ejercerlos. Este desconocimiento puede verse reflejado en múltiples ámbitos, pero apreciar su dimensión y alcances en una situación tan particular como lo fue el sismo del 19 de septiembre y sus consecuencias, es una de las grandes experiencias que obtuvimos al participar en este proyecto.

También es impresionante notar que los intereses de unos pesan más que el acceso a una vivienda digna. A muchas de las personas afectadas que no tenían recursos para arreglar sus viviendas o para reconstruirlas les fueron impuestas pequeñas casas prefabricadas, donadas por empresas privadas. A partir de este acercamiento a campo fue posible formular una serie de preguntas: ¿qué se entiende por el derecho humano a una vivienda digna?; ¿de verdad no es posible elegir la forma de nuestras viviendas si no se cuenta con el dinero suficiente?; ¿en qué condiciones las empresas privadas hacen estas “donaciones”? y ¿por qué el gobierno tanto federal como local permite esta forma de actuar de las empresas?

El ejercicio de los derechos humanos tiene una dimensión espacial que la Geografía puede estudiar y analizar, no solo para aportar nuevos conocimientos a las ciencias sociales, sino para apoyar a nuestra sociedad. En la primera visita a San Gregorio Atlapulco fue posible observar que, a pesar de que los daños se encontraban por todos lados, el apoyo y la organización se concentraba en la zona centro. Sin embargo, no todo es desconocimiento de los derechos humanos; esta primera visita permitió sentar bases para identificar quiénes sí recuperan y ejercen sus derechos y la forma en la cual lo hacen. Pero, sobre todo, nos permitió vislumbrar que el ejercicio de los derechos humanos no es solo una cuestión individual sino también colectiva, lo cual es aplicable a cualquier otra situación.

Por otro lado, sobre la cuestión económica, la mayoría de las personas obtienen ingresos por medio del comercio, ya que esta zona es la que exporta legumbres, así como flores de temporada, a la CDMX. A raíz de los eventos hidrometeorológicos del mismo mes de septiembre, las fuentes de ingresos se vieron afectadas. Aunado a esto, el evento sísmico ocasionó una fuerte crisis en la que la mayoría del pueblo había resultado afectado debido al colapso de casas, a fracturas en columnas, caída de postes eléctricos, suministro de agua, por lo que se había limitado el acceso a los servicios básicos para su reparación.

En este sitio la importancia patrimonial ha sido uno de los elementos principales para la atención en la reconstrucción del pueblo a partir de materiales amigables con el ambiente, y que se puedan recuperar los vestigios de las iglesias y de los templos que hay en las orillas.

El apoyo en este barrio fue abundante conforme pasaban los días. A pesar de que los medios de comunicación y el propio gobierno no difundían la situación por la que estaba pasando, cuando se restableció la comunicación y se confirmó que este pueblo necesitaba ayuda, voluntarios y brigadistas asistieron. De igual manera voluntarios extranjeros han llegado para identificar las posibles vías de reconstrucción y apoyar en esta labor.

Finalmente, el hecho de aplicar la “encuesta familiar única” en una tercera visita permitió vislumbrar de mejor forma el tipo de organización entre las y los habitantes, así como el actuar de las autoridades, las organizaciones civiles y, sobre todo, la fuerte incidencia de empresas privadas para la reconstrucción. Por tanto, las tres salidas realizadas a San Gregorio nos permiten observar las fases del desastre, particularmente en la Respuesta y la transición a la fase de la Recuperación.

Agradecemos al pueblo de San Gregorio Atlapulco por la confianza al grupo de estudiantes del colegio de Geografía de la FFyL, UNAM.

A continuación, proporcionamos fotos de nuestras visitas a campo, así como fotos del equipo en trabajo de campo y finalmente una foto de los integrantes.